Tendinopatía rotuliana – Abordaje desde la readaptación

ÍNDICE

  1. INTRODUCCIÓN
  2. ETIOLOGÍA DE LA PATOLOGÍA
  3. ¿QUÉ EJERCICIOS PUEDEN FORMAR PARTE DE LA READAPTACIÓN FÍSICA?
  4. USO DE STRAPS O CINTAS EN LA RODILLA AFECTADA
  5. MASAJE TRANSVERSO PROFUNDO
  6. APLICACIÓN DE HIELO
  7. OTROS TRATAMIENTOS COADYUVANTES
  8. SUPUESTO PRÁCTICO
  9. CONCLUSIONES
  10. BIBLIOGRAFÍA

1 INTRODUCCIÓN

Antes de entrar en el entendimiento teórico y abordaje práctico de la tendinopatía rotuliana desde el papel del readaptador físico, creo conveniente hacer una necesaria diferenciación en términos que se utilizan indistintamente en patologías del tendón cuando en realidad tienen significados diferentes:

  • Tendinitis: hace referencia a la inflamación intratendinosa. La inflamación del tendón se produce generalmente en los primeros estadios de la lesión, por lo tanto, hablar de tendinitis cuando se presenta cronocidad, es un error.
  • Tendinosis: describe un estado degenerativo del tendón, sin necesidad de tener signos inflamatorios o síntomas clínicos.
  • Tendinopatía: hace referencia al dolor acompañado del impedimento de la función física o deportiva y, a veces, de hinchazón en el tendón.

La tendinopatía rotuliana (TR a partir de ahora) se caracteriza principalmente por la presencia de dolor en el tendón rotuliano produciendo niveles de impedimento físico según la gravedad y estadio de la lesión. Su diagnóstico es normalmente clínico, siendo el cuestionario VISA-P el más utilizado hasta la fecha para valorar el dolor y la funcionalidad del tendón [1].

¿Cuál es la génesis del dolor? Pues se han propuesto varias teorías, en las que una o varias de estas causas están presentes:

  • Mecánicas: desorganización de las fibras de colágeno.
  • De vascularización.
  • Del sistema nervioso (aumento de nervios sensoriales en la zona)
  • Impingement (irritación mecánica debido al roce)

Estos factores pueden conducir a la muerte de los tenocitos (células de tejido conjuntivo en el tendón), mediante la apoptosis.

2 – ETIOLOGÍA DE LA PATOLOGÍA

Estos cambios que se produen en el tendón se ha considerado que puede ser debido a numerosos factores tanto intrínsecos como extrínsecos que debemos tener en cuenta en la readaptación [2]. Podríamos resaltar los siguientes como los principales:

Factores intrínsecos:

  • Flexibilidad muscular: se debería valorar la flexibilidad y movilidad de la musculatura dorsiflexora del tobilla, isquiotibial, del cuádriceps y de la banda iliotibial. Poca flexibilidad en esta musculatura parece intensificar la presión en el tendón.
  • Fuerza muscular: menores niveles de fuerza en el vasto medial del cuádriceps, y la atrofia en la musculatura del cuádriceps se han identificado como factores de riesgo para la TR.
  • Índice de Masa Corporal (IMC): aunque solo 1 de 3 estudios correlaciona el IMC con la TR, el peso en deportes con gran cantidad de saltos puede ser un factor de riesgo a considerar. El trabajo conjunto con dietistas-nutricionistas para alcanzar un peso óptimo puede ser de gran ayuda en deportistas en la rehabilitación y readaptación de personas con TR.
  • Rango de movimiento: limitación en la dorsiflexión del tobillo puede ser un factor de riesgo.

Factores extrínsecos:

  • Carga de entrenamiento: mayores cargas de entrenamiento están asociadas a un riesgo de desarrollar PT
  • Tipo de deporte: los jugadores/as de voleibol son los más propensos a desarrolalr este tipo de lesión seguidos de los jugadores de baloncesto. Esto es posiblmente debido a la cantidad de saltos que se realizan en estos deportes y a la técnica de aterrizaje después de un salto, como trataré más adelante.
  • Straps o cintas: todos tenemos la imagen de Rafa Nadal con las cintas de espadadrapo alrededor del tendón ejerciendo presión. Pues bien, esto se ha visto que reduce el dolor y que es más efectiva esta reducción en mujeres que en hombres [3], aunque no exsiten diferencias entre diferentes tipos de straps o cintas.

¿Cuáles son las fases en el tratamiento de la lesión? Tres fases son necesarias:

  1. Diagnóstico y primer estadio de rehabilitación llevado a cabo por un médico o fisioterapeuta.
  2. Readaptación dirigida por el entrenador CAFyD y delegada por el fisioterapeuta (con sesiones control por parte de éste)
  3. Vuelta al entrenamiento deportivo total con énfasis en tratamiento preventivo para evitar recidivas. .

Si la persona es deportista, en la fase 1 no se recomienda hacer deporte, mientras que en la fase 2 sí que es posible incorporarse a ciertos ejercicios deportivos que no causen dolor o impedimento en la zona afectada.

3 – ¿QUÉ EJERCICIOS PUEDEN FORMAR PARTE DE LA READAPTACIÓN FÍSICA?

Son numerosos los estudios que avalan el entrenamiento excéntrico para la recuperación de la funcionalidad y la reducción del dolor en la TR [4,5,6]. No obstante, muchos de ellos, aunque con finalidades clínicas relevantes, únicamente incorporan protocolos cerrados en los que se realiza un único ejercicio de fuerza dominante de rodilla (ej: sentadilla unilateral excéntrica en plano inclinado).

Single-leg decline squat. | Download Scientific Diagram
Sentadilla unilateral en plano inclinado 25º.

Tras analizar la etiología y la literatura existente, voy a exponer aquí un protocolo de readaptación con lo que debería valorar el profesional CAFyD en la readaptación del deportista a la hora de escoger los ejercicios a trabajar. Vayamos punto por punto:

Flexibilidad

Como he comentado previamente se deben valorar los rangos óptimos de la musculatura del cuádriceps e isquiotibial, utilizando siempre que sea posible ejercicios de movilidad activa. Cuando no sea posible notar el estiramiento con ejercicios de movilidad activa (8-10 repeticiones) se optará por el estiramiento pasivo, sostenido unos 30 segundos. También se pueden utilizar otros protocolos como la Facilitación Nueromuscular Propioceptiva (FNP).

  • Movilidad isquiotibial.
  • Estiramiento del cuádriceps.
  • Estiramiento banda iliotibial.
  • Dorsiflexión del tobillo.
Ejercicios de movilidad/flexibilidad para la musculatura isquiotibial, cuádriceps, banda iliotibial y dorsiflexora de tobilla, respectivamente.

Ejercicio excéntrico (dominantes de rodilla)

El ejercicio excéntrico es el Gold Standard para muchos autores en el tratamiento de la tendinopatía rotuliana. Los ejercicios excéntricos parecen mejorar el stiffness*, la síntesis de colágeno, la estructura biomecánica del tenón y el flujo de capilar [8]. Otros artículos también parecen haber obtenidos buenos resultados con el conocido como HSR training (Heavy Slow Resistance), que consiste en realizar el movimiento controlando el movimiento tanto en la fase concéntrica como en la excéntrica 3 segundos. . Sin embargo, solamente dos artículos y pertenecientes al mismo autor han sido realizados, y por tanto más estudios son necesarios [9, 10]

Como he comentado más arriba, muchos autores se centran en un único ejercicio aislado. Basándome en el Case Report que se realizó en 2010 para el tratamiento y readaptación de un halterófilo [7], considero que es necesario incluir más ejercicios en el programa de readaptación, y no únicamente el Squat unilateral en plano inclinado de 25º. Progresivamente se irá incrementando la carga acorde a los principios del entrenamiento y a la percepción de dolor percibida por el deportista en la realización de los ejercicios.

Una aproximación acertada en la progresión de la carga es comenzar por un % del RM** que cause una molestia percibida inferior a 4-5 (ej:60-70%). Así, hasta alcanzar un 100%RM. Cuando se llegue a este % de RM sin dolor pecibido en los ejercicios, estaríamos hablando de una recuperación bastante óptima. Aunque el dolor percibido sea bajo, no deberemos subir semanalmanete la intensidad el estímulo más de un 10% del RM (respecto al %RM inicial). El rango de repeticiones dependerá del ejercicio escogido, pero suelen abarcar desde las 8 a las 15 repeticiones.

*El concepto de stiffness está perfectamente explicado aquí https://www.ibiomechanics.es/que-es-la-stiffness/

**RM: hablar de 1RM o 100%RM hace referencia a la carga máxima que la persona puede levantar en la fase concéntrica. En la fase excéntrica se pueden soportar cargas mayores (ej: 120%-130% RM).

¿Qué ejercicios excéntricos añadir al programa de readaptación?

En una fase inicial de la rehabilitación/readaptación, añadir el Squat unilateral en plano inclinado de 25º puede llegar a ser generar un dolor por encima de lo permitido en los protocolos (>5 en la percepción del dolor), por lo tanto, deberemos optar por otros ejercicios menos estresantes para el tendón en un principio.

  • Step downs.
  • Squat parciales con fitball.
  • Extensión de cuádriceps en máquina.
  • Prensa de piernas.

Todos estos ejercicios (se pueden añadir otros susceptibles de poder ser óptimos) deben ser realizados en la fase excéntrica con la pierna afectada, para luego realizar la fase concéntrica con la ayuda de la pierna no afectada.

Step down y squat parciales con fitball.
Extensión de cuádriceps
Prensa de piernas

Nota: aunque se llamen ejercicios excéntricos, esto no quiere decir que la fase concéntrica no se realiza. Sí que se realiza, pero a un %RM mucho menor al utilizar ambas piernas en ella.

Cuando pueda incluirse el squat unilateral en plano inclinado, éste deberá incorporarse al plan de readaptación. El Squat unilateral en plano inclinado obtiene mejores resultados en la rehabilitación que utilizar un plano horizontal [12]. Parece ser que es debido a varios motivos, la angulación inclinada, quita las posibles restricciones de movilidad de dorsiflexión obteniendo una posición más erecta de la espalda y ejerciéndose una mayor dominancia de la musculatura de la rodilla y una mayor presión y carga en el tendón, lo que favorece las adaptaciones. Beneficios tanto técnicos y mecánicos al utilizar el plano inclinado.

Ejercicios de musculación accesorios

Aunque nos debemos ocupar de los ejercicios que impliquen de manera directa al tendón rotuliano, no podemos pasar por alto ocuparnos de otras áreas que tienen una incidencia indirecta y que se relacionan con factores de riesgo o posibles recidivas.

  • Rotadores externos de cadera y abductores de cadera [11]. Pacientes con TR tenían menos fuerza en los extensores y abductores de cadera cuando se comparaba con el grupo control.
  • Extensores de cadera [13]. Los músculos extensores de cadera participan en la recepción de los saltos absorbiendo la fuerza de manera excéntrica. Una debilidad en esta musculatura o una técnica pobre en la recepción del salto hará que mayor carga sea absorbida por los extensores de rodilla, generando que el tendón rotuliano reciba más fuerza.
  • Ejercicios de estabilidad [7]. Algunos estudios de caso también utilizan ejercicios de estabilidad, como pueden ser los rebotes en bosu con el apoyo de una sola pierna, que pueden ser interesante incluir, mientras que no se puedan trabajar la propiocepción con caídas desde altura (se ve más adelante)

Además de realizar estos ejercicios, la población deportista debería seguir entrenando el resto de grupo musculares presentes en su planificación de fuerza, tanto del tren superior como del tren inferior siguiendo las cargas planificadas siempre y cuando no se observen molestias en la zona afectada.

Jumper knee or Lander Knee – Recepción del salto y TR

La técnica de recepción del salto parece ser determinante en el desarrollo de TR en deportes en los que se realizan muchos saltos [13, 14, 15]. ¿Qué se ha observado?

  • Mayor abducción de cadera y mayor rotación interna de la rodilla se observó en aquellas personas con TR. Esta combinación produce una mayor carga en la parte medial del tendón rotuliano, que es donde se presenta mayormente esta patología.
  • Diferencias en la angulación entre personas con TR y control. Se han observado diferencias entre la angulación que tiene la rodilla, la cadera y el tobillo en el momento de amortiguación con el suelo. Las personas que tienen un menor rango de movimiento (ROM) en estas articulaciones en el momento del primer impacto tienen más riesgo de padecer TR. Esto es debido a que la cadena de transmisión de fuerzas se ve reducida ya que el ROM del que parten para la amortiguación de fuerzas es menor.
  • Inversión del pie al final de la amortiguación también se observó en personas con TR.
  • Velocidades excéntricas mayores en la recepción también se observaron en pacientes con TR.
  • Patrones biomecánicos óptimos en la recepción del salto. En varios trabajos biomecánicos se ha observado que tras recepcionar el salto, realizar una flexión de cadera y de rodilla ligeramente superiores a 90º en ambas articulaciones provoca un mejor reparto de fuerzas, generando menos estrés mecánico localizado [16]. También se recomienda que en la caida los pies estén colocados a la anchra de los hombros y que no exista ni varo ni valgo de rodilla.

Para corregir la técnica de salto (si la técnica observada no es buena), se le debe enseñar al entrenando la técnica de recepción a través de drop jumps. El feedback verbal (de lo que debe hacer – ej: flexionar las rodillas un poco más de 90º), y visual (viendo la técnica de recepción perfecta – ej: video), han demostrado mejoras a la hora de absorber mejor la fuerza en el impacto.

Tanto si es para la corrección de la técnica como si es para avanzar en el proceso de readaptación, la introducción de los drop jumps son necesarios. Además, la carga recibida por saltos repetitivos es uno de los factores de lesión, por lo tanto la adaptación lo más específica posible a esta situación y a la carga que éstos generan es imprescindible.

Los drop jumps pueden ser introducidos en un estadio inicial desde una altura no superior a 30 cm, siguiendo una progresión con el tiempo hasta llegar a 50-60cm (o hasta la alura estimada o ligeramente superior que el jugador de baloncesto/voleibol salta normalmente). Para ser más precisos se pueden utilizar dos aplicaciones:

  • My Jump 2: para el cálculo de la altura de salto y así establecer un objetivo para el drop jump.
  • Hudl Technique: aplicación con la que calcular fácilmente la angulación de las articulaciones en el primer momento de contacto, y en el final de la fase excéntrica de la recepción del salto.
Iconos de las aplicaciones My jump 2 y Hudle Technique respectivamente.

Entrenamiento isoinercial

Las máquinas o aparatos isoinerciales de entrenamiento son aquellas que aplican resistencia en las dos fases del movimiento, es decir, ofrecen resistencia en la fase concéntrica, pero también en la excéntrica. La fuerza que realizas en la fase concéntrica es devuelta de manera excéntrica.

No voy a ahondar en los efectos y beneficios de la prevención de lesiones tendinosas con el entrenamiento isoinercial, pues daría para otro post, pero algunos esudios como este de Gual et al., [18], demostró que en los jugadores del Barcelona de baloncesto y voleibol de entre 18 y 35 años no hubo lesiones en el tendón rotuliano tras este protocolo preventivo. Destacar que los jugadores de baloncesto y voleibol es el colectivo más propenso a sufrir TR.

Lamentablemente, el precio de máquinas como la Yo-yo squat son caras y no se encuentran en los gimnasios convencionales. No obstante, centros especializados de prevención y readaptación deberían considerar hacerse con máquinas isoincerciales o con instrumentos más portables como el reciente Handy Gym.

Mismo patrón de movimiento con la Yoyo Squat vs Handy Gym

Entrenamiento isométrico en TR

El entrenamiento isométrico en la TR parece tener un efecto analgésico a corto plazo, y parece ser que es óptimo para que el entrenamiento de campo de la especialidad deportiva se realice sin dolor. Realizar 5 series del ejercicio Spanish Squat con cinturón durante 30” a uuna flexión de rodilla de 90º, parece tener efectos positivos en el dolor inmediatamente tras la realizacion y 45′ post-intervención [18].

Spanish Squat isométrico con cinturon.

A este respecto existe controversia según diferentes autores entre si realizar ejercicio de la especialidad deportiva en presencia de ligero dolor o no. No obstante, últimamente parece que va ganando enteros la incorporación progresiva al entrenamiento de campo mientras que simultáneamente se realiza el protocolo de ejercicio excéntrico [19].

4 – USO DE STRAPS O CINTAS EN LA RODILLA AFECTADA

En cuanto al uso de straps o cintas se ha estudiado que su uso parece disminuir la activación del cuádriceps en la recepción de los saltos, lo cual podría ayudar en una menor tensión en el tendón [20]. Su utilización, además, parece reducir el ángulo entre la rótula y el tendón rotuliano, generándose un menor estrés en el tendón [21]. No obstante, su aplicación no genera cambios funcionales o anatómicos, por lo que su utilización debe ser meramente temporal hasta la remisión de síntomas mediante el tratamiento adecuado.

Por último, en este estudio de 2017 [22], el dolor por la utilización del strap se redujo, y se obtuvieron también mejoras biomecánicas (alineación postural) y mecánicas (recepción de fuerzas) en la recepción del salto.

5 – MASAJE TRANSVERSO PROFUNDO

El masaje transverso profundo es una técnica que es y ha sido ampliamente usada en fisioterapia para el tratamiento de tendinopatías. Se teoriza que su uso mejora el proceso de regeneración a través de la movilización pasiva de los tejidos blandos, producinedo un incremento en fibroblastos y favoreciendo la alineación y elongación de las fibras de colágeno. No obstante, su relevancia en el tratamiento de las tendinopatías no está claro, y los efectos morfológicos e histológicos de su aplicación en la estructura del tendón no son conocidos [29].

Sin embargo, en algunos case report como en el previamente mencionado [7], se utiliza en la fase después del calentamiento aeróbico. Al ser una técnica propia de los fisioterapeutas, los CAFyD deben dejar en manos de éstos profesionales su inclusión en el programa de rehabilitación/readaptación o no, ya que parece ser una técnica que puede ser fácilmente autorealizada.

6 – APLICACIÓN DE HIELO

En cuanto a la aplicación de hielo en tendinopatías de larga duración, parece ser que este únicamente tiene una función de insensibilización temporal, es decir, de calmar el dolor. Nadie ha demostrado que pueda ayudar en el proceso de curación de las tendinopatías.

Aún así, teóricamente, cualquier estimulación o estrés (hasta un cierto punto), puede provocar una respuesta adaptativa. “Estresa” un músculo y probablemente lo harás un poco más fuerte [30]

Por tanto, debido al barato coste y aplicación, algunos protocolos o recomendaciones apuestan por introducir hielo después del entrenamiento durante 10 minutos en el tendón rotuliano. Puede que no haga bien, pero tampoco hace mal. Además puede causar una disminución temporal del dolor que pueda estar presente tras el entrenamiento.

7 – OTROS TRATAMIENTOS COADYUVANTES

El tratamiento estrella como se ha comentado previamente, es el entrenamiento excéntrico, y más si hablamos de población deportista. No obstante, también existen otros tratamientos coadyuvantes en los que el deportista puede apoyarse en caso de que no se observen una remisión de los síntomas con un protocolo de readaptación de ejercicio físico. Tres tratamientos coadyuvantes son los que actualmente más se están empleando para la TR de larga duración:

  • Extra-corporeal shock wawe therapy o terapia de ondas de choque (ESWT). Consiste en la aplicación de ondas de choque, que son una especie de vibraciones sónicas que generan fuerzas de alto estrés en el tejido, con esperados beneficios atribuidos a un proceso analgésico, la desintegración de depósitos de calcio (si está presente), y una estimualción del proceso de regeneración. Existe algo de controversia en la utilización de esta terapia en TR ya que en estas revisiones [23, 24], se concluye que los estudios analizados no presentan diferencias entre ondas placebo vs ESWT o entre entrenamiento excéntrico vs entrenamiento excéntrico + ESWT. No obstante, en otras tendinopatías se han encontrado buenos resultados, esto hace pensar que el protocolo aplicado entonces no era el óptimo, y que nuevos estudios deben realizarse.
  • Electrolisis percutánea intratisular (EPI). Consiste en la aplicación ecoguiada de una corriente galvánica directamente en el foco clínico de degeneración. La EPI causa una reacción orgánica que ocasiona una alta inflamación localizada exclusivamente en la zona de tratamiento que conduce a una rapida regeneración del tejido lesionado. Hay tres estudios realizados al respecto [25,26,27] junto con a aplicación de un protocolo de entrenamiento excéntrico o isoinercial (según estudio). En todos ellos se obtienen resultados extraordinarios con solo 3 meses de intervención. No obstante, los tres estudios (no aleatorizados) son del mismo grupo de investigación, patentadores de la técnica, por tanto se necesitan estudios de mayor calidad metodológica por parte de otros investigadores para corroborar que no hay conflicto de intereses. Otra limitación es
  • Inyecciones de sangre con plasma rico en plaquetas (PRP). Supone la inyección autóloga de sangre rica en plaquetas en la zona afectada. El objetivo es aumentar el proceso de curación natural a través de la acción de factores de crecimiento (Grow factors). 3 estudios prometedores se habían mostrado hasta 2011, como así recoge esta revisión [28]. Más adelante, en este meta-análisis de 2018 analizando tratamientos no quirúrgicos para la TR [29], se concluye que el trtamiento de PRP junto con trabajo de ejercicio excéntrico es el que mejores resultados obtiene dentro de los tratamientos coadyuvantes existentes a la hora de la recuperación en el largo plazo de la TR. Se concreta que entre 2-3 inyecciones son necesarias, puesto que una sola no genera la recuperación en el largo plazo.

8 – SUPUESTO PRÁCTICO

Jugador de baloncesto de 24 años, experimenta dolor en el tendón rotuliano de la rodilla derecha por más de 6 meses. Tras ser valorado por el fisioterapeuta, éste nos informa que la clínica da positivo para TR. Los test realizados por el fisioterapeuta nos dan la siguiente información:

  • Déficit de fuerza en extensores y abductores de cadera (en ambas piernas). En ambos test la musculatura se vence fácil ante la resistencia externa.
  • Déficit de movilidad en test ASLR (Active Straight Leg Raising)
  • Positivo para el test de dorsiflexión (en ambas piernas).
  • Cuestionario VISA-P con un valor de 8/10 y realización de squat unilateral excéntrico es de 7/10.
  • Se recomienda en un principio una sesión por semana con el fisioterapeuta y 2 sesiones extra de readaptación.
  • El trabajo de campo se empezará a iniciar de manera controlada 2 sesiones por semana cuando el dolor sea <4 para el SQ test, evitando acciones de saltos repetitivas y aplicando el protocolo isométrico y el uso de straps antes del entrenamiento.

La evaluación inicial para los ejercicios de fuerza dominantes de rodilla se realizaron al principio del programa. A mitad se realizó la evaluación de otros ejercicios de fuerza accesorios para seguir una programación de la carga adecuada. La evaluación se realizó a través de test submáximos (8-10RM con 1-2 repeticiones en reserva estimadas) con la pierna no afectada. Para obtener el 1RM estimado del ejercicio se aplicaría después la siguiente tabla:

Tras hacer los cálculos se obtuvieron los siguientes resultados:

  • Prensa de piernas (1RM unilateral) = 70kg
  • Máquina de extensión de cuádriceps (1RM unilateral) = 40kg
  • Hip Thrust en máquina 1RM = 160kg

Además, tras observar vídeos de sus partidos y entrenamientos se observan carencias en la técnica de recepción del salto:

  • En la fase excéntrica la flexión de rodilla y cadera no llega a los 90º.
  • En el primer contacto con el suelo tras el salto, el pie lo hace en una flexión plantar muy reducida y la rodilla se encuentra semiflexionada.

En una fase de dolor >4 se le evalúa la altura máxima de salto mediante la aplicación My Jump 2, siendo la altura máxima obtenida de 52cm.

En la siguiente tabla se muestra un ejemplo de progresión llevado a cabo en función de la percepción de dolor y en multidisciplinariedad con el fisioterapeuta:

9 – CONCLUSIONES

La tendinopatía rotuliana es una lesión muy presente en deportes donde se realizan gran cantidad de saltos. El tratamiento y readaptación de la lesión debe ser multidisciplinar: la primera fase la debe abordar el médico y fisioterapeuta, para después delegar el trabajo en el CAFyD.

Como se ha podido defender en el artículo, el entrenamiento excéntrico se presenta como el Gold Standard y debe ser aplicado en todas las poblaciones. En población deportista, la complementación del programa de readaptación con otros ejercicios excéntricos y accesorios es imprescindible, de esta forma se evitan las recidivas y se posibilita la recuperación completa.

Si aún así la lesión persiste otros tratamientos coadyuvantes se pueden llevar a cabo (ESWT y PRP principalmente).

10 – BIBLIOGRAFÍA

1 – Visentini, P. J., Khan, K. M., Cook, J. L., Kiss, Z. S., Harcourt, P. R., Wark, J. D., & Victorian Institute of Sport Tendon Study Group. (1998). The VISA score: an index of severity of symptoms in patients with jumper’s knee (patellar tendinosis). Journal of Science and Medicine in Sport, 1(1), 22-28.

2 – Morgan, S., Van Vuuren, E. C. J., & Coetzee, F. F. (2016). Causative factors and rehabilitation of patellar tendinopathy: A systematic review. The South African journal of physiotherapy, 72(1).

3 – De Vries, A., Zwerver, J., Diercks, R., Tak, I., van Berkel, S., van Cingel, R., … & van den Akker‐Scheek, I. (2016). Effect of patellar strap and sports tape on pain in patellar tendinopathy: a randomized controlled trial. Scandinavian journal of medicine & science in sports, 26(10), 1217-1224.

4 – Malliaras, P., Barton, C. J., Reeves, N. D., & Langberg, H. (2013). Achilles and patellar tendinopathy loading programmes. Sports medicine, 43(4), 267-286.

5 – Lim, H. Y., & Wong, S. H. (2018). Effects of isometric, eccentric, or heavy slow resistance exercises on pain and function in individuals with patellar tendinopathy: A systematic review. Physiotherapy Research International, 23(4), e1721.

6 – Andriolo, L., Altamura, S. A., Reale, D., Candrian, C., Zaffagnini, S., & Filardo, G. (2019). Nonsurgical treatments of patellar tendinopathy: multiple injections of platelet-rich plasma are a suitable option: a systematic review and meta-analysis. The American journal of sports medicine, 47(4), 1001-1018.

7 – Goldman, R. B., & Lentz, T. A. (2010). The use of eccentric overloading exercise for the treatment of patellar tendinosis in an Olympic-style weightlifter: A case report. Orthopaedic Practice, 22(2), 10.

8 – Rees, J. D., Wolman, R. L., & Wilson, A. (2009). Eccentric exercises; why do they work, what are the problems and how can we improve them?. British Journal of Sports Medicine, 43(4), 242-246.

9 – Kongsgaard, M., Kovanen, V., Aagaard, P., Doessing, S., Hansen, P., Laursen, A. H., … & Magnusson, S. P. (2009). Corticosteroid injections, eccentric decline squat training and heavy slow resistance training in patellar tendinopathy. Scandinavian journal of medicine & science in sports, 19(6), 790-802.

10 – Kongsgaard, M., Qvortrup, K., Larsen, J., Aagaard, P., Doessing, S., Hansen, P., … & Magnusson, S. P. (2010). Fibril morphology and tendon mechanical properties in patellar tendinopathy: effects of heavy slow resistance training. The American journal of sports medicine, 38(4), 749-756.

11 – Zhang, Z. J., Lee, W. C., Ng, G. Y. F., & Fu, S. N. (2018). Isometric strength of the hip abductors and external rotators in athletes with and without patellar tendinopathy. European journal of applied physiology, 118(8), 1635-1640.

12 – Frohm, A., Halvorsen, K., & Thorstensson, A. (2007). Patellar tendon load in different types of eccentric squats. Clinical Biomechanics, 22(6), 704-711.

13 – Silva, R. S., Ferreira, A. L. G., Nakagawa, T. H., Santos, J. E., & Serrão, F. V. (2015). Rehabilitation of patellar tendinopathy using hip extensor strengthening and landing-strategy modification: case report with 6-month follow-up. journal of orthopaedic & sports physical therapy, 45(11), 899-909.

14 – Van der Worp, H., de Poel, H. J., Diercks, R. L., Van Den Akker-Scheek, I., & Zwerver, J. (2014). Jumper’s knee or lander’s knee? A systematic review of the relation between jump biomechanics and patellar tendinopathy. International journal of sports medicine, 35(08), 714-722.

15 – Bisseling, R. W., Hof, A. L., Bredeweg, S. W., Zwerver, J., & Mulder, T. (2008). Are the take-off and landing phase dynamics of the volleyball spike jump related to patellar tendinopathy?. British journal of sports medicine, 42(6), 483-489.

16 – Tsai, L. C., Ko, Y. A., Hammond, K. E., Xerogeanes, J. W., Warren, G. L., & Powers, C. M. (2017). Increasing hip and knee flexion during a drop-jump task reduces tibiofemoral shear and compressive forces: implications for ACL injury prevention training. Journal of sports sciences, 35(24), 2405-2411.

17 – Gual, G., Fort-Vanmeerhaeghe, A., Romero-Rodríguez, D., & Tesch, P. A. (2016). Effects of in-season inertial resistance training with eccentric overload in a sports population at risk for patellar tendinopathy. Journal of strength and conditioning research, 30(7), 1834-1842.

18 – Rio, E., Purdam, C., Girdwood, M., & Cook, J. (2019). Isometric Exercise to Reduce Pain in Patellar Tendinopathy In-Season: Is It Effective “on the Road”?. Clinical Journal of Sport Medicine, 29(3), 188-192.

19 – Saithna, A., Gogna, R., Baraza, N., Modi, C., & Spencer, S. (2012). Suppl 3: Eccentric Exercise Protocols for Patella Tendinopathy: Should we Really be Withdrawing Athletes from Sport? A Systematic Review. The open orthopaedics journal, 6, 553.

20 – Rosen, A. B., Ko, J., Simpson, K. J., & Brown, C. N. (2017). Patellar tendon straps decrease pre-landing quadriceps activation in males with patellar tendinopathy. Physical Therapy in Sport, 24, 13-19.

21. Lavagnino, M., Arnoczky, S. P., Dodds, J., & Elvin, N. (2011). Infrapatellar straps decrease patellar tendon strain at the site of the jumper’s knee lesion: a computational analysis based on radiographic measurements. Sports health, 3(3), 296-302

22 – Rosen, A. B., Ko, J., & Brown, C. N. (2017). Single-limb landing biomechanics are altered and patellar tendinopathy related pain is reduced with acute infrapatellar strap application. The Knee, 24(4), 761-767.

23 – Korakakis, V., Whiteley, R., Tzavara, A., & Malliaropoulos, N. (2018). The effectiveness of extracorporeal shockwave therapy in common lower limb conditions: a systematic review including quantification of patient-rated pain reduction. Br J Sports Med, 52(6), 387-407.

24 – Van Rijn, D., van den Akker-Scheek, I., Steunebrink, M., Diercks, R. L., Zwerver, J., & van der Worp, H. (2019). Comparison of the effect of 5 different treatment options for managing patellar tendinopathy: a secondary analysis. Clinical Journal of Sport Medicine, 29(3), 181-187.

25 – Abat, F., Sánchez-Sánchez, J. L., Martín-Nogueras, A. M., Calvo-Arenillas, J. I., Yajeya, J., Méndez-Sánchez, R., … & Gelber, P. E. (2016). Randomized controlled trial comparing the effectiveness of the ultrasound-guided galvanic electrolysis technique (USGET) versus conventional electro-physiotherapeutic treatment on patellar tendinopathy. Journal of experimental orthopaedics, 3(1), 34.

26 – Abat, F., Gelber, P. E., Polidori, F., Monllau, J. C., & Sanchez-Ibañez, J. M. (2015). Clinical results after ultrasound-guided intratissue percutaneous electrolysis (EPI®) and eccentric exercise in the treatment of patellar tendinopathy. Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy, 23(4), 1046-1052.

27 – Abat, F., Diesel, W. J., Gelber, P. E., Polidori, F., Monllau, J. C., & Sanchez-Ibañez, J. M. (2014). Effectiveness of the Intratissue Percutaneous Electrolysis (EPI®) technique and isoinertial eccentric exercise in the treatment of patellar tendinopathy at two years follow-up. Muscles, ligaments and tendons journal, 4(2), 188.

28 – Kaux, J. F., Forthomme, B., Le Goff, C., Crielaard, J. M., & Croisier, J. L. (2011). Current opinions on tendinopathy. Journal of sports science & medicine, 10(2), 238.

29 – Joseph, M. F., Taft, K., Moskwa, M., & Denegar, C. R. (2012). Deep friction massage to treat tendinopathy: a systematic review of a classic treatment in the face of a new paradigm of understanding. Journal of sport rehabilitation, 21(4), 343-353.

30 – https://www.painscience.com/articles/icing.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: